Muchas veces hay situaciones o paisajes que se vuelven tan recurrentes que solemos no advertir que algo no está bien, nos sorprende quizás alguna vez, pero en poco tiempo lo naturalizamos y ni siquiera nos preguntamos, qué está sucediendo y porqué el cambio.
Y a colación de que viene esta reflexión, de una situación que afecta, preocupa y ocupa, a dueños de embarcaciones, pescadores artesanales y clubes náuticos; y que refiere, a que desde hace unos años, lentamente ha ido desapareciendo el puerto de Santiago Vázquez, sobre el Santa Lucía; ya que como comúnmente se dice, “no hay agua en el río” lo que impide que las embarcaciones puedan partir o llegar a la costa, en ese lugar.
Esto ha provocado que los cientos de embarcaciones que era común ver hace dos décadas atrás en ese estuario del Santa Lucía, migraran para el puerto del Buceo o “La Marina”.
También desde mucho tiempo se dejó de ver en el muelle la lancha de prefectura, la que en el caso de ser requerida, sale de La Marina Santa Lucía del lado de San José. Esta situación también complica a los pescadores artesanales que buscan otras márgenes de la costa, para poder bajar su carga.
Sabido es que hay dos instituciones que realizan actividades náuticas en el río, La Escuelita de Remo y el Club Alemán de Remo, ambas se ven igualmente afectadas, para practicar ese deporte.
LA PRENSA DE LA ZONA OESTE, fue invitada por directivos del Club Alemán de Remo, a un almuerzo de trabajo que fue propicio para trasmitirnos qué acciones están llevando adelante sobre este tema. Su presidente, Ricardo Hein, explicó detalladamente cómo afecta, “la falta de agua” para realizar las actividades náuticas que practican los socios de esta institución, que cumple 99 años de vida. Dijo que vienen trabajando para, “mejorar del funcionamiento del sistema de los cuerpos de agua del río Santa Lucía, arroyo Melilla, arroyo San Gregorio y el bypass del arroyo las Mulas; y elaborar una estrategia de manejo de este sistema”. También se nos proporcionó un muy interesante informe el que transcribiremos más adelante.
También en esta nota transcribimos un completo informe proporcionado por un viejo lector, amigo de esta casa y asiduo colaborador, que es además Patrón de Cabotaje y Pesca, un vecino preocupado por preservar la riqueza natural y patrimonial del Oeste montevideano, Enrique Gudynas, quien nos detalla en forma más técnica y precisa qué es lo que provoca esta situación y expone las posibles soluciones para volver a contar con el puerto de Santiago Vázquez, como otrora.
Esto es el punta pie inicial para un tema tan vasto, como complejo, y que afecta a varios actores sociales. Procuraremos en próximas ediciones tener también, la visión de técnicos de los estatales competentes.

Informe proporcionado por el Club Alemán de Remo Montevideo

estamos trabajando, con vistas a una mejora del funcionamiento del sistema de los cuerpos de agua río Santa Lucía, arroyo Melilla (pista de regatas), arroyo San Gregorio y el bypass del arroyo las Mulas; y elaborar una estrategia de manejo de este sistema.
Nuestro club está instalado en la Barra de Santa Lucía desde el año 1923. El Club Alemán de Remo, (DeutscherRuderverein Montevideo) forma parte de la Federación Uruguaya de Remo, desarrollando nuestra actividad deportiva en los arroyos y el río que nos rodean.
(La Figura 1 muestra el área en cuestión).
Según registros fotográficos históricos, aproximadamente en el año 1930 la zona mostraba esta imagen (Figura 2.) En la Figura 3 puede observarse el área antes de que la calle Silvestre Ochoa fuera levantada, construyéndose la pasarela que conduce a la Pista Oficial de Remo.
Según la información con la que contamos, consideramos que alguno de los cambios trascendentes sucedió antes de abril de 1948, cuando el presidente Luis Batlle Berres, inauguró el entonces llamado, “Estadio de Remo de Melilla” con motivo del Campeonato Sudamericano de Remo.
También hemos podido rescatar que en la década del ‘50 se construyó la calle Silvestre Ochoa, así como el puente sobre el arroyo San Gregorio (Figura 1, 10.), que permitía el acceso a la Pista desde el pueblo Santiago Vázquez.
En la Intendencia Departamental de Montevideo (IMM) se ha encontrado un proyecto de alcantarillado para canalizar el agua del arroyo Las Mulas, del año 1955, que nunca se construyó. Como inferencia al respecto, especulamos que resultó necesario dragar un canal (Figura 1, 5.) para desviar las aguas del arroyo las Mulas al arroyo San Gregorio, al oficiar el terraplén de la calle Silvestre Ochoa como un dique que interrumpía el curso natural del arroyo las Mulas.
En la Figura 4 se observa la situación actual del sistema, luego de varias intervenciones que han modificado profundamente el sistema natural de los cursos de agua.
Continuando con el proceso histórico, en los años ‘80 se dragó el Canal Don Ernesto, (Figura 1, 3.) con la finalidad de mitigar la creciente sedimentación del arroyo las Mulas, permitiendo alguna circulación de agua desde los arroyos San Gregorio y Melilla. Luego, a principios de los años 2000 se encaró el “Proyecto La Barra” que realizó el levantamiento de la calle Silvestre Ochoa, interrumpiendo el acceso vehicular a la Pista Oficial de Regatas directamente desde el pueblo Santiago Vázquez, construyéndose la actual pasarela, punto de inicio del paseo por el Área Protegida Humedales del Santa Lucía. Recordamos que en esa época se intentó una reapertura del curso del arroyo las Mulas, pero que no fue suficiente para mejorar la situación. Hoy en día el sistema forma parte del Área Protegida Humedales del Santa Lucía, que se encuentra incluido en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP).
Más antecedentes, por ejemplo sobre el bypass del arroyo las Mulas al San Gregorio (Figura 1, 5.), del que no ha sido posible conseguir información. Esta información contribuiría a llenar el vacío de la relación histórica de los cambios sufridos en las aguas que rodean al Club, para proponer una mejora de las condiciones del entorno. Consideramos que un aporte de este tipo permitiría retomar el desarrollo de muchas actividades náuticas que este hermoso lugar nos abre al Río Santa Lucía.
En la Figura puede observarse que los clubes de actividades acuáticas ubicados en este sistema fluvial cuentan cada vez con menos calado, siendo esta situación más frecuente. Uruguay, con su costa de más de 600 km de largo y su importante sistema de aguas continentales, presenta importantes posibilidades para este tipo de deportes que fomentan el contacto con la naturaleza y el desarrollo de la personalidad de los jóvenes.
Esperamos que podamos construir conjuntamente una propuesta sólida y fundamentada entre todos.