Coincidiendo con el aniversario de la fundación de la Biblioteca Nacional, nuestro país celebra el 26 de mayo, el Día Nacional del Libro.
El Padre José Manuel Pérez Castellano, dona su casa y sus libros para que, a su muerte, pasaran a ser de uso público.
En 1816, Artigas, en el apogeo de su poder y haciendo realidad aquello de que” sean los orientales tan ilustrados como valientes”, encomienda a Dámaso Antonio Larrañaga la creación de esa primera biblioteca que, con el tiempo, se constituyó en nuestra Biblioteca Nacional.
En todo el país, promovidos por diferentes autoridades y por múltiples organizaciones sociales y culturales se desarrollaron eventos conmemorando tan grato aniversario.
En nuestro Paso de la Arena fue nada menos que la Biblioteca Paco Espínola la que se ocupó de tan trascendente fecha promoviendo en el Centro Cultural Julia Arévalo, diferentes actividades que, en el transcurso de la jornada, mantuvieron muy atentos a cientos de concurrentes.
Para mencionar algunos detalles de evento, conversamos con Susana Gómez, una de las fundadoras y referente de la “Paco Espínola”.
¿Cómo surgió la idea?
A una de las integrantes de nuestro grupo, Susana Souza, se le ocurrió que estaría bien aprovechar la oportunidad para poner en valor el trabajo de la biblioteca generando una movida cultural acorde a la fecha.
¿Por qué en el Julia Arévalo?
Porque en todo momento contamos con el entusiasta apoyo de su gestora Rosario Mouriño, cediéndonos un espacio ideal en el cual se conformó el adecuado marco para el desarrollo de las actividades.
¿Participó la Intendencia Municipal de Montevideo?
Sí, naturalmente. Tuvimos el apoyo del Municipio “A” con el sistema de audio y con todo lo vinculado a logística. Por otra parte, destacamos el compromiso de los funcionarios de turno, comprometidos con su tarea cumpliendo con el cronograma para el beneficio de todos.
¿Qué instituciones participaron?
Los Liceos 24, 43 y 46, las Escuelas 150, 307 y 385, la Escuela Técnica de Paso de la Arena, el Colegio “Ceija”, Jardín “Sol y Luna”, Jardín “Creciendo en sueños de colores” y Áreas Pedagógicas ( IDH). Además, destacamos la participación de Jeni Saquieres, del escritor Yamandú Paredes y de Kung Fu Ombijam.
¿Cómo lo organizaron?
La respuesta es la de siempre: “A la Uruguaya”. No sabría decirte cómo. Lo que sé,es que cada uno puso de sí todo lo que pudo, lo que sé, es que se formó una conciencia de grupo en el cual todos éramos uno y así, sumando, cuando quisimos darnos cuenta llegamos al día y todo funcionó.
¿Cómo se valora la respuesta del entorno socio cultural y educativo, a vuestra propuesta?
Absolutamente favorable, podríamos catalogarla como altamente positiva. Fue más de lo esperado, tanto, que por momentos nos sentíamos desbordados y con miedo a no poder atender todas las situaciones.
¿Dejó un Aprendizaje?
Todo fue un aprendizaje. Sobre todo, aprendimos que hay terreno fértil para hacer estas cosas, que hay campo para crecer. Sólo con ver la participación de niños y adolescentes entusiasmados en lo que están haciendo, es un muy fuerte aliciente para seguir en ese camino. Aprendimos también que hay docentes valiosos, docentes que se involucran con su tarea, que aman lo que hacen y que, basta con ofrecerles espacios y caminos para que ellos entusiasmados los transiten.
¿Conclusión?
Estamos prontos para otra…
Dr. Rómulo Guerrini